logo

logo

La Palabra Salsa, Parte 2. 1966 Llegó la Salsa

1966, Llegó la Salsa
Por Gherson Maldonado

ghersonmaldonado@ gmail.com

https://www.facebook.com/ghersonjoseph.maldonadomoncada

1966

Comienza el año 1966, con la enorme popularidad en la radio de "Ni se compra ni se vende", con Billos Caracas Boys y Memo Morales, sustituyendo al rompe records del diciembre pasado, “La Banda Borracha” con el Super Combo Los Tropicales, los carnavales estuvieron amenizados por Aldemaro Romero, Los Megatones de Lucho, Tito Puente con la Lupe, Charlie Palmieri viene por primera vez y se presenta en el Centro Asturiano del Paraíso,  Tito Rodríguez en el Hotel Tamanaco y en Maracaibo junto a Ray Barretto, pero en ninguna de estas presentaciones en los medios escritos aparecen identificados como exponentes de la Salsa, no hay referencia alguna en cada una de las presentaciones..         

 Referencias de prensa al hecho que provocó la muerte accidental de uno de los más destacados bongoseros venezolanos, José Rojas “Arañita”, en manos de su mejor amigo y compadre el destacado pianista cubano Eduardo Cabrera, una noticia que consternó al ambiente musical venezolano, apenas comenzando el año 1966.




Para leer los textos de las imágenes, en el mouse botón derecho, activar la función "abrir imagen en pestaña nueva"

Dentro de las primeras presentaciones de Federico y su Combo Latino para finales de 1965, los vemos alternando junto a Johnny Ventura, es de notar que no los presentan como conjuntos de Salsa, más bien los etiquetan como un "Conjunto de Moda".




En diciembre promocionaba con Velvet un disco con las orquestas de Tito Puente, Eduardo Cabrera y Porfi Jiménez, ahora como cantante de Aldemaro Romero se presenta en los carnavales, Rolando La Serie.


Es anunciado para los carnavales, a uno de los grupos más avanzados de Nueva York, Charlie Palmieri y su Duboney, ahora con nuevo formato, una orquesta en lugar de charanga, inserto en sus últimos dos discos publicados el año anterior “Tengo máquina y voy a sesenta”, promocionado desde marzo en NY y a finales de año en nuestro país, y para este carnaval el LP Yenquelé María y que en Venezuela lo distribuye Venevox bajo el nombre “Más de Charlie Palmieri y la Charanga Duboney”.



El Pavo Frank Hernández hizo unos celebres contrapunteos timbaleros en los carnavales junto a Tito Puente, además aprovechó de tocar con su orquesta, los temas de su LP publicado en diciembre, Rítmico,  con el sello RCA Victor.


El año anterior triunfó de una forma descomunal con su famoso bolero con violines Inolvidable, en estos carnavales se promociona tanto en Estados Unidos como en Venezuela con el famoso Tito No. 1, se presenta en Caracas en el Hotel Tamanaco junto a su orquesta.



Los otros artistas que se anunciaron en estos carnavales de 1966, como enunciamos anteriormente, no hay mención a la palabra Salsa.







Ray Pérez con experiencia en Caracas con los Miquers, Los Singers y el Trío Hambay, desde 1963 vive en Maracaibo con el objetivo primordial de estudiar música, pero ese asunto de la charanga le llamó la atención y forma su propio conjunto, “Ray Pérez y su Charanga”, una flauta y dos trombones era la dotación, “tenía dos trombones, uno era de apellido Rojas y el otro de apellido Cuevas, Ramón Tabaquito Inciarte era uno de los cantantes, Enrique en las congas, Carlos en la tumbadora, Betzeira el timbal y en el bajo Alfredo Sanoja, hijo del chino, era un gran arreglista”.[1]          



[1] Entrevista con Ray Pérez, en su hogar  en Guarenas el 17 de junio de 2005.





A mediados de los años sesenta, estaba la inquietud por generar productos de consumo masivo para la juventud, un mercado volátil, inestable y rentable, como consecuencia del fenómeno de los Beatles y su rockanrolero estrago mundial, que desde nuestro país se respondía con el programa franquicia del Club del Clan y sus hijos Los Supersónicos, Los Darts, Los Impala, los Clanners, Trino Mora, Nancy Ramos, entre otros.

En Venezuela en ese preciso instante se manejan estadísticas que los efebos representaban una población del 52% menor a 21 años[1], y las casas disqueras deberían inclinarse más hacia este gusto para producir una alta rentabilidad financiera, por eso surge el twist, la nueva ola, la balada sustituye al bolero caribeño, la vista aguileña de Billo Frómeta y Renato Capriles lo habían palpado, por eso acuden a figuras juveniles como José Luis Rodríguez (’63 a 66’) y Cherry Navarro (66’) como cantantes de sus orquestas de corte tropical, música que estaba comenzando a “envejecer” según los perfiles que se estaban creando, se supone que temas como Azucena (1964), Jamás te olvidaré (’64), Que gente averiguá (’64), La Banda Borracha (‘65), Sigue de frente (’65), Ni se compra ni se vende (‘66), no eran temas indicados para venderle a la juventud, les faltaba el modernismo,  la imagen joven de sus integrantes.  Mientras se producen dos de los grandes sucesos juveniles de la discomanía nacional; los Darts venden miles de copias con tú la vas a perder y los 007 con el último beso,  hacía falta un estilo bailable caribeño para complacer a los jóvenes del centro y oeste de Caracas,  los habitantes de las zonas populosas de la ciudad, por ello vemos el tipo de publicidad que reciben el Sexteto Juventud y Federico y su Combo Latino, como la nueva música moderna, a pesar de ser ignorada por los grandes medios de comunicación, Phidias Danilo Escalona tenía por lo menos dos años popularizando al utilizar la expresión de "Salsa" cada mediodía en su programa de radio.




[1] Mundo de la melomanía por Luis García Planchart. Venezuela Gráfica. 17 de abril de 1964

"El juvenil conjunto de moda", Federico y su Combo Latino
Anuncio promocional dirigido al público juvenil, Sexteto Juventud, junio 1966 

Finalmente y luego que concluye el primer boom de la salsa, (1967/1969), por falta de apoyo de las casas disqueras a las agrupaciones venezolanas, al considerar que el mercado juvenil, popular de los barrios no era un gran consumidor, optan por  inclinarse hacia el gusto por la música pop en inglés o español, provocando que en el año más fructífero en ventas de discos (1971), no aparece ningún tema “salsoso”.


Federico y su Combo Latino, cumple una enorme importancia en la historia de la salsa en nuestro país por muchos factores, entre ellos fueron los primeros en utilizar la palabra “Salsa” discográficamente en Venezuela, no como un hecho aislado, más bien sistemático y constante como lo demuestran sus primeros discos, en un momento que no se utilizaba esta palabra para denominar esta música y que Federico junto a Phidias Danilo Escalona lograron imponerla en el público venezolano.

Los antecedentes de esta orquesta se remontan al “Combo Latino”, agrupación fundada indudablemente en 1964 por algunos músicos de los caciques, “nos fuimos de los Caciques para fundar el Combo Latino pues queríamos hacer salsa” recuerda Carlín Rodríguez, junto a Roberto Monserrat, Enrique Iriarte “Culebrita”, César Pinto , entre otros. Su primer director y fundador fue Roberto Monserrat quien se desempeñaba como timbaleros de los Caciques de Leonardo Pedroza, pero en noviembre de 1963  se cristaliza su ida de la orquesta de Pedroza, siendo sustituido inmediatamente por Willie Bossanova, quien haría lo mismo por cierto unos años después en la orquesta de Federico. 

El Combo Latino realiza una primera grabación en 1965, cuando hicieron un 45 rpm con los temas En Cadenas y Yo tengo unos ojos negros con Mayora como cantante, todo esto mientras Federico trabaja en el Banco de Venezuela y representaba a Los Selectos. Aprovechando su gran capacidad comercial, relacionista público y su “buena pinta”, ingresa al Combo Latino y se convierte en Federico y su Combo Latino para 1965.

Como siempre me gustó la música agarré un grupo que se llama Los Selectos, en unos cuatro años,  tenía muchas relaciones y empecé a mover el grupo… igual fue el Combo Latino, lo organizamos en Radiodifusora, entre Roberto y yo buscamos los músicos, el disco fue grabado inmediatamente y en pocos días, fue un éxito muy rápido…”[2]



[2] Entrevista con Federico Betancourt, 20 de marzo de 2004.

A mediados de junio de 1966, aparece en  la prensa la promoción de un nuevo disco, con varias parejas al ritmo del twist, bailando salsa, jura el sello disquero, menudencias necesarias para ahorrar costes en caratulas importadas, que  la historia les cobró en imprecisión, pues era el primer disco en Venezuela que utilizaba el término Salsa y el primero en el mundo para identificar la música que traía entre sus surcos. Llegó la Salsa con Federico y su Combo Latino.


Director & Guiro: Federico Betancourt, Timbales & Director Musical: Roberto Monserrat, Vocalistas: Carlin Rodríguez & Dimas Pedroza; Trombones: Alfredo Arcas y Teófilo Zampty; Trompetas: Cesar Pinto y José Cheo Rodríguez; Piano: Enrique "Culebra" Iriarte; Bajo: Rafael Prado; Congas: Pedro Medina; Bongo: Alí Rojas "Cosa Buena" y arreglos de Eduvigis Carrillo, aquí aparecen temas como el Cocolía, Conmigo, El Pachanguero, Café y Pan, entre otros.


Su denominación no vino de una imaginación ociosa, ni de algún capricho de Federico o del sello disquero, se basaron en un exitoso programa de radio, que enloquecía a la gente en el barrio cada mediodía, La Hora de la Salsa, con Phidias Danilo Escalona. El nombre del programa abarcaba la expresión culinaria “Salsa”, sin embargo el pragmatismo popular, la credibilidad del conductor, terminó convirtiendo la palabra gastronómica en el identificador de la música, afincados en las expresiones constantes de Phidias: “Pásame la Salsa”, “ponga usted el almuerzo que nosotros le ponemos la salsa”, apalancando la salsa de tomate Ketchup que promocionaba el espacio radial, por Radiodifusora Venezuela entre 1963 y mediados de 1966, lo suficiente para permitir la denominación de ese movimiento musical que estaba comenzando a desarrollarse en los barrios caraqueños, con influencia niuyorquina de la música cubana, y que los sellos disqueros buscaron perfilar al segmento juvenil para convertirlo en un fenómeno masivo en ventas, algo que no lograron totalmente, por lo que se olvidaron de ella dos años después, pero el gérmen quedó allí y rápidamente brotó fuera de nuestras fronteras, muy hábilmente retomado por el sello Fania para hacerlo mundial, olvidándose de quien tuvo la capacidad comunicacional de hacerlo masivo, como declaró una señora dedicada a la música que vivió en su Cuba natal, luego en México, Miami, Nueva York, visitaba constantemente Europa y Venezuela,  “Para mí el locutor venezolano Fidias Danilo Escalona, fue la persona que comenzó a relacionar todos los ritmos que tenemos en Cuba con el término Salsa”, Celia Cruz.[3]    




[3] Revista M&A The first Pan American Magazine in Spanish for Music Industry, citado por Carlos Torres en “Anecnotas sostenidas y bemoladas”




http://www.herencialatina.com/Federico_Betancour_Llego_La_Salsa/Federico_Betancour_Llego_La_Salsa.htm
Testimonios de algunos de los protagonistas y analistas de la historia

Luis Arismendi (productor Palacio): Ernesto Aue, directivo de Palacio, lo escucha y dice: “si chico, edítalo vamos a sacarlo, ¿qué nombre le ponemos pregunto?, bueno vamos a copiarnos del programa de Phidias y le ponemos “Llegó la Salsa”

Eleázar López Contreras (investigador, escritor y periodista): “Lo que se dice por allí no es así… Phidias a quien yo llamaba el “gitano tropical”…  descubrió por suerte, porque el viejito Piña (Sello Palacio) le dijo ponme esos discos ahí (en el programa)… por qué el tenía un programa de radio, llamado La hora de la Salsa, el sabor y el bembé…  el término musical realmente era bembé, el resto (la salsa, el sabor) era términos culinarios, nunca pensó Phidias en ponerle esa etiqueta a ninguna música…

Federico Betancourt: “Yo escogí esa palabra sin saber que se iba a convertir en un sello para identificar a este tipo de música, ya Phidias le estaba dando desde el ’65 fuerza a la palabra Salsa, luego se la lleva Richie Ray, pero ya nosotros en Venezuela le estábamos dando duro a esta expresión”

Enrique Bolívar Navas: (máxima autoridad de la investigación musical popular en Venezuela) la salsa no la bautizó Phidias, el hizo el programa, la hora de la salsa, la salsa la bautizó el pueblo, el colocaba, guaguancó, sones jala jalas, música incipiente cuando la salsa no se llamaba salsa,  inclusive boleros, el primer tema que pegó TR fue un bolero de Tito Rodríguez Si te contara, y como eran las doce, la hora del mediodía, el pueblo comienza a asociar las cosas que se transmitían en el programa y Salsa, vamos a escuchar una salsa, el pueblo comenzó a relacionar la música que se ponía en el programa con la Salsa. El mismo Palacio no estaba claro de la importancia social de la salsa, no exclusivamente radial, como los muchachos de los barrios no tenían los recursos para contratar a un Federico y su Combo Latino, comenzaron a brotar grupos periféricos, de los barrios,  Principe y su Sexteto, en 23 de enero, en catia, fue un fenómenos social de una simple denominación comercial para un programa de radio se convierte en un fenómeno social que explotó en Nueva York, Colombia, Panamá, se patentó internacionalmente, negando el padrinazgo a Phidias Danilo Escalona, inclusive se ve en las carátulas, por ejemplo una muchacha vaciando una botella de salsa, eso es otra cosa!!!
Esa publicidad de radio tiene otra cosa, La publicidad de Alberto Betancourt, ABC Publicidad, era la agencia de Ketchup Pampero, a esa hora del mediodía, la gente de los bancos, los conductores, tenían su parrillita, como la cuña decía “pásame la salsa, pásame la salsa” se asoció la música con la expresión pásame la salsa”.[4]

Federico Betancourt: Yo le pongo ese nombre a mi disco, por el programa de Phidias, sin saber que iba a llegar tan lejos el término, en las verbenas eso se fue promocionando, todas las verbenas, las fiestas de promociones, nos nombraban como conjunto de Salsa.

Phidias: Pero que no me sigan atribuyendo tantas cosas, nosotros somos venezolanos, y ya esto no es de Venezuela, ya esto es mundial, se la regalamos al mundo…



[4] Programa radial “Cuentos de Rumbas y despechos”, Radio Continente. 11 de octubre de 2011. Cortesía Jesús Pérez Larez. ES una entrevista de Enrique Bolívar Navas con Héctor Castillo, Carlín Rodríguez y Federico Betancourt.

Audios de ese programa radial:
https://soundcloud.com/gherson-joseph-maldonado-moncada/11-de-octubre-2011-homenaje-a-phidias-rumbas-y-despechos

https://soundcloud.com/gherson-joseph-maldonado-moncada/rumbas-y-despechos-homenaje-a-phidias-parte-2

https://soundcloud.com/gherson-joseph-maldonado-moncada/003-2011-10-11-14-32-30a

https://soundcloud.com/gherson-joseph-maldonado-moncada/004-2011-10-11-14-32-30a



La Verdad 1966 junio 3. En una encuesta en Venezuela,  Celia Cruz resulta más popular que La Lupe.




Panorama 1966 junio 19. La Lupe promociona su disco de música nacional, llamada “la Lupe y su Alma venezolana”, además anuncia que al llegar a Nueva York, grabará el último tema de  un nuevo disco junto a Chico O'Farrill.



Díario El Mundo, junio de 1966,. Se anuncia el nuevo LP de Porfi Jiménez junto a Kiko Mendive, Manolo Guilarte y Chico Salas.



En una entrevista de Porfi Jiménez con Alejandro Calzadilla, le pregunta de su experiencia con Kiko Mendive. Alejandro Calzadilla: ¿Por qué un personaje como Kiko Mendive, que venía con tanta fama de Méjico no tuvo más importancia cantando aquí en Venezuela?

Porfi Jiménez: no sé, tenía un carácter muy extraño, pareciera que no vino con interés de cantar, de vivir del canto aquí, sino de la actuación. ¿Comprendes? Entonces, con ese temperamento que tenía… aquí a la gente le gusta mucho decirle “viejo” a uno: los jóvenes. ¿comprendes? Y si tú no le paras sino que dices… vas a tener problemas. Y entonces Kiko, de repente se encontraba en todos los bailes con una persona que le decía: “Oye, Kiko, ¡tú sí que eres viejo, chamo! Te vi con Pérez Prado en la película de Maria Antonieta Pons” ¡Ay, Dios mío! (Aplaude) Kiko cogía una calentera, chamo, que bueno, que… que tú tenías que decirle “Kiko, no podemos seguir trabajando porque me amargas… los bailes tú me los amargas todos” ¿Comprendes? Porque esa calentera no le pasaba en toda la noche. Y tremendo cantante. Te digo, para mí, la voz de guarachero, de salsero, más linda que puede haber, es la de Kiko Mendive. Una voz pastosita, linda, pero linda, linda voz… pero, la vejez, pues, le cogió por no aceptarla y ponerse bravo. (Risas)[5]



[5] Entrevista con Alejandro Calzadilla, 25 de septiembre de 2007. (material audiovisual sin publicar).


Junio de 1966, La orquesta de Leonardo Pedroza, ya no se conoce como los Caciques, ahora lleva el nombre de Leonardo Pedroza y su Orquesta Show, con sus cantantes Carmencita Carvaja, Johnny Morales y Carlos Yánez, quien aún no era conocido como “El Negrito Calavén”, también están allí Jesús Pedroza en el timbal y Johnny Pedrón en las tumbadoras.


Poco tiempo después se publica el disco “Charanga y Bembé”, en dos temas hacen referencia a la palabra Salsa, Charanga y Bembé y El Viejo.



Charanga y Bembé

Me gusta la charanga y no se por qué
Y me gusta ligarla con el bembé
Para bailar charanga, hay que mover los pies
y el que no tenga salsa ven a bailar bembé
me gusta la charanga


En el tema “El Viejo” de Egberto Chirinos, cantando Rafa Robles, luego de un solo de bongó de Johny Pedrón, grita salsa.

Como parte del movimiento musical nocturno en Caracas, julio de 1966, aparece el Combo Caracas.


Un disco que anuncia su publicación el sello Palacio para julio de 1966, como bien escribiera Cheo Guevara, adicionan la palabra Salsa en el tema “Salsita”,  manejando una guitarra eléctrica, además de la utilización del piano y un acentuado rasgueo del güiro, todavía no se palpa el sonido estilizado que alcanzan un poco tiempo después.  Este es el primer larga duración de este grupo de jóvenes, en su mayor parte, menores de 18 años.  Nelson y sus Estrellas, Cosa Buena. (Palacio LP-6177).


Aparece publicado en la revista Billboard, del mes de agosto de 1966, el nuevo disco de Ray Barretto “El Ray Criollo”, cantan Pete Bonet y el cubano Willie García, donde aparece “Salsa y Dulzura”, “el primer tema neoyorkino que asumió la etiqueta de salsa”[6]. Recordemos que el año anterior (1965) en el mes de mayo, Ray Barretto firma con el sello  United Artists Record, desde octubre se escuchaba con el tema Watussi 65, y en los carnavales se presenta en Maracaibo, en el Hotel del Lago.


Aunque se puede entender como sabor, en uno de los surcos presentes en el disco, directamente se refiere a este tema como una salsa: “Te traigo salsa y dulzura para gozar”, grabación que realiza poco tiempo después de visitar Venezuela, sitio donde estaba sobre el tapete la palabra Salsa, desde el programa de Phidias por Radiodifusora Venezuela.



CORO
Te traigo salsa y dulzura para gozar
Te traigo salsa y dulzura para gozar

Cuando la gente oye, ro!
el ritmo de mi montuno
Cuando la gente oye, ro!
el ritmo de mi montuno

Tirando pasos dijeron:
cómo Barretto no hay uno!

CORO
Te traigo salsa y dulzura para gozar
Te traigo salsa y dulzura para gozar

(Comenzando el solo de piano del colombiano Eddie Martínez, se escucha):
Linda melodía, con Salsa, que rico!!!





Carnavales de 1966 en Venezuela, antes de grabar el presente LP
Panorama, 27 enero 1966. Anuncian la visita de Tito Rodríguez y Ray Barretto
Cancionero, septiembre de 1966, se anuncia que Phidias Danilo Escalona ya no está al frente de La Hora de la Salsa en Radiodifusora Venezuela.



En este mes de septiembre ‘66, debido al éxito del referido disco "llegó la Salsa" con Federico, el personaje que desde su programa había logrado popularizar el término Salsa, publica un disco promocional de su programa y con el propio sello Palacio.




En octubre, nos llega el LP “Ray Criollo” donde aparece el tema “Salsa y Dulzura”.

Ya es definitivo el ingreso a otra época, la Salsa no es exclusiva por el sabor de alguna comida o algún ritmo musical, ahora su utilización sirve para identificar a las agrupaciones, a los ritmos musicales cubanos y boricuas, como el cha cha chá, sones, guaguancó, boleros, mambos, bomba, la plena, etc. En este anuncio de noviembre ’66 del sello Orbe, a su artista Orlando Briceño lo identifican como intérprete de la Salsa y el Sabor.

En este mes de noviembre Federico y su Combo Latino publican su segundo LP, llamado “Salsa y Sabor”. Aunque en ninguno de los temas grabados, aparece referencia alguna a la palabra salsa, en el texto de Eleazar López Contreras, si hace algunas referencias a la palabra. Director & Guiro: Federico Betancourt; Timbales & Director Musical: Roberto Monserrat; Vocales: Carlin Rodríguez & Dimas Pedroza; Trombones: Alfredo Arcas, Teófilo Zampty, José Antonio Rojas “Rojitas”; Trompetas: Cesar Pinto y Pedro; Piano: Enrique "Culebra" Iriarte; Bajo: Rafael Prado; Congas: Pedro Medina; Bongo: Alí Rojas "Cosa Buena"; Arreglos: Eduvigis Carrillo; Técnico de Sonido: Alberto Toro Gutiérrez.





Gracias al éxito de Federico y su Combo con algunos temas de Mon Rivera, lo contratan para una visita a Caracas, en el mes de agosto de este año ’66, el competidor inmediato de Palacio, (donde pertenece el Combo Latino),  el sello Velvet, lo contrata para grabar un LP con el Combo del Cholo Ortiz, disco que se publica en el mes de diciembre de este año.


diciembre 1966

Agosto de 1966


En el mes de diciembre de ese año 66, se anuncia el primer disco de “Pipo y sus Estrellas”, "el regalo navideño para los Salsosos”, denota este aviso comercial el reconocimiento de este tipo música como Salsa, y a sus seguidores como “salseros”.



José Antonio López, compositor oriental, que venía trabajando en las radios caraqueñas desde finales de los años cuarenta, en 1962 dirigía un conjunto llamado Estrellas de Candelaria, con quienes graba en Discomoda, unos años antes  Carlos Torres a través de  Sergio Luis Martínez, le había hecho el arreglo y grabado un tema recopilado de los cantos de guerra, que se le escuchaban a los soldados que luchaban por nuestra independencia, tan efectivo fue, que la sonora matancera lo tomó tal cual, Rio Manzanares[7] .


En este mes de diciembre, previo al primer boom de la salsa, cuando se publica su LP con Pipo y sus Estrellas, en la cual lideraba y tocaba el piano, también Federico y su Combo en el LP Salsa y Sabor le publica un tema versionado en la voz de Carlín Rodríguez, Quisiera Olvidarte.






[7] TORRES, Carlos. Anecnotas bemoladas 

Agradecimientos a José Antonio Cedeño, Domingo Chirinos, Romer Lozano, Juan Carlos Herrera, Walter Martínez, Asocosalsa, Colectivo Musical de Venezuela, Alí Gamero, Asdrubal Pimentel, Carlos Rueda, Alí Godoy, Israel Sánchez Coll, Sergio Santana, José Arteaga, José Cheo Guevara, Federico Betancourt, Olinto Medina, Ray Pérez, Jesús Primera Sanoja, Jesús Pérez Larez, Johnny Sedes, Johnny Pedrón, Wladimir Lozano, Kiko Pacheco, Elio Pacheco, Víctor Morillo, Nico Monterola, Ricardo Ruiz, Franklyn Rojas, Alejandro Calzadilla, María Luisa Guerra, Pablo Landaeta









y sostenidas

No hay comentarios:

Publicar un comentario